auf deutschexcuse, aucune traduction en français disponibleEl sitio está en españolsorry, no translation in english available
 

 

LA MICROACCIÓN

Santiago de Chile, 2005 "CIRCUITOS"

CURADOR PHILLPE VAN CAUTEREN, DIRECTOR S.M.A.K

En Chile existe una nueva ley que prohibe a los mú sicos de tocar en buses o en el metro. Yo creo que estos mú cicos callejeros forman parte del patrimonio cultural de Chile y influyen significantemente en la imagen de las urbes chilenas. Además esta actividad le permite a muchas personas de ganarse la vida de forma honrada y con lo que ven como su vocación. Así que en los metros y buses hasta ahora se puede escuchar una variedad considerable de estilos mú sicales y instrumentos, a veces incluso canciones creadas por los artistas callejeros mismos.  
En la sociedad chilena estos mú sicos son  a menudo vistos como una molestia. La ciudad debe ser purificada. La microacción, donde mú sicos chilenos conocidos toman el rol de mú sicos callejeros, intenta de despertar la consciencia de los chilenos para poder considerar la mú sica callejera como una forma muy creative y viva que merece nuestra atención y valoración.
Durante la inauguración de la exhibición CIRCUITOS hay un bus estacionado en frente del centro cultural Matucana 100 en Santiago de Chile. Los visitantes suben al bus, recibiendo cada uno un boleto. Cuando todos están sentados, se escucha un ruido de motores y el artista, vestido de terno y sentado en el asiento de conductor, comienza a hablar. Habla de la rutina diária como conductor, pero también de la Sociedad chilena, sobre la falta de solidaridad y el materialismo. De repente grita: “Pero ahí está el Carrumba, mi companero de clase!– Entran dos mú sicos del grupo “Cholomandinga–, un grupo conocido y existoso en Chile y cantan dos canciones. Después pasan por el bus pidiendo “una pequena colaboración“. Después bajan del bus y entra otro mú sico( Rafael Sotomayor "the art of fusion") tocando un Hang, un instrumento novedoso inventado en 2002 en Suiza. Al final, el artista se para y pronuncia un pequeno discurso. Después deja salir al pú blico y repartee un gran kuchen en forma de una cancha de fú tbol.